• 954 583 324
  • 620 294 863
  • valores@valores.org.es

Principales signos de alerta del TDAH en el aula

El fallo en las funciones ejecutivas también puede ser detectado por el profesorado, conductualmente, se traduce en las siguientes manifestaciones (Ortega, s.f.):

  • Errores en los deberes como por ejemplo errores de tipo ortográfico (entre los más comunes omisión de acentos) y errores en el área de matemáticas como en las llevadas o en los cambios de signos. Dejan sin realizar ejercicios o resuelven aquellos que no les corresponden, no apuntan las asignaciones o no entienden las instrucciones para la realización de las actividades.

  • Problemas de organización del tiempo y hábitos de estudio, lo que se refleja en los exámenes, al no lograr estimar cuánto tiempo les tomará resolverlos y planificar en qué orden responder según el conocimiento que tengan de la materia.

  • Problemas de planificación que se observan en la ausencia o la dificultad para el manejo de la agenda, olvidando asignaciones y no estimando los días requeridos para llevar a cabo una asignación o preparar un examen.

  • Al no poder inhibir la respuesta ante otros estímulos pierden el rumbo de la tarea, cometiendo errores o dejándola sin acabar.

  • Los fallos en la memoria se evidencian al llevar a cabo una tarea-acción, dificultándoseles seguir los pasos de una tarea de forma ordenada e incluso pueden no recuperar secuencias y pasos aprendidos.

  • Como consecuencia del fallo en el control de impulsos pueden observarse cambios en la realización de una tarea, borrones y tachones, que dificultan la comprensión de sus producciones y bajan puntos en la presentación de las actividades.

  • Debido a que les cuesta organizar y almacenar la información le cuesta nominar y describir situaciones

  • Los problemas de planificación y organización se evidencian en la composición escrita al no mostrar coherencia en las ideas expresadas.

  • Los fallos en la regulación emocional tiene consecuencias sociales con pares y adultos a cargo, debido a rabietas, mal perder, no seguir instrucciones en los juegos, baja tolerancia a la frustración, etc.

     

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.