• 954 583 324
  • 620 294 863
  • valores@valores.org.es

Tere

¡¡Hola!! Soy Tere.

Soy de Puertollano, un pueblo de Ciudad Real. La verdad que, de pequeña, no tenía muy claro qué quería ser de mayor, hasta que me di cuenta que me interesaba estudiar, en mayor profundidad, la mente y la conducta de las personas. ¿Por qué somos tan iguales y, a la vez, tan diferentes…? Esto me llevó hasta Sevilla, a estudiar la Licenciatura en Psicología. Realicé las prácticas de la carrera en un Centro Ocupacional, lugar donde experimenté conocer el gran potencial que puede llegar a tener una persona si tiene ganas y motivación; seguí mi trayectoria trabajando como psicóloga en el ámbito de las drogodependencias, algo muy duro que me hizo aprender a valorar todo lo que tenía; posteriormente, en un centro de reconocimiento; en hostelería unos años…, hasta que encontré mi vocación… con los/as niños/as, ellos/as aprenden y, yo aprendo de ellos/as, de la manera más bonita, jugando; todo ello me ha enseñado y, me ha convertido, en la persona en la que soy hoy en día.

¿Hobby? Me gusta pasear, el aire libre… ¿playa, campo o ciudad? Donde sea y, depende de la época del año, disfruto del sol y de un atardecer tumbada en la arena, haciendo una ruta por un sendero, mientras llueve echando troncos en la chimenea de una casa de campo, o sentada en una terraza… Cualquier plan que sea bueno, me vale, siempre que vaya acompañado de buenas personas y de un buen ambiente.

¿Música? Me da igual el estilo, tengo mis preferidos, pero… disfruto de cualquier canción que me motive y me haga sentir sensaciones y vibraciones agradables.

¿Lo menos importante? Soy Psicóloga. Estudié Licenciatura en Psicología; Máster Universitario en Psicología General Sanitaria; Máster en Atención Temprana; Curso Experto en Psicoterapia Dinámica; Curso de Extensión Universitaria: Shining, Intervención en Altas Capacidades.

¿Una frase para terminar? Tres. “El hombre que mueve montañas empieza apartando piedrecitas”, “No pretendas apagar con fuego un incendio, ni remediar con agua una inundación”; “Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio” (todas de Confucio).

Ir al contenido